sábado, 29 de julio de 2017

DIA DEL SEÑOR


29 JULIO

DOMINGO XVII TIEMPO ORDINARIO

Mt 13,44-52: Vende todo lo que tienes y compra el campo.
En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente:
-«El reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en el campo: el que lo encuentra lo vuelve a esconder y, lleno de alegría' va a vender todo lo que tiene y compra el campo. El reino de los cielos se parece también a un comerciante en perlas finas que, al encontrar una de gran valor, se va a vender todo lo que tiene y la compra. El reino de los cielos se parece también a la red que echan en el mar y recoge toda clase de peces: cuando está llena, la arrastran a la orilla, se sientan, y reúnen los buenos en cestos y los malos los tiran. Lo mismo sucederá al final del tiempo: saldrán los ángeles, separarán a los malos de los buenos y los echarán al horno encendido. Allí será el llanto y el rechinar de dientes. Entendéis bien todo esto?»
Ellos le contestaron:
-«Sí.»
Él les dijo:
-«Ya veis, un escriba que entiende del reino de los cielos es como un padre de familia que va sacando del arca lo nuevo y lo antiguo. » 



Búscale en la Eucaristía

miércoles, 26 de julio de 2017

PRIMERAS DECISIONES EPISCOPALES



Casi de inmediato, seguramente porque estaba ya muy meditada en los días que trascurrieron desde su preconización (9/3/17) hasta su toma de posesión como obispo de Plasencia (24/6/17), en los que sin duda habrá tenido ocasión de informarse, examinar, trazarse planes y delinear objetivos sobre su futuro ministerio, Don José Luis tomaba la primera decisión importante de su pontificado, una decisión no menor ni anodina, que ningún predecesor se atrevió a tomar antes, a sabiendas que era el único camino posible: Trasladar la formación del exiguo número de seminarista mayores (tres en concreto el pasado curso), a un lugar que garantice su completa formación en lo humano, espiritual y académico. El sitio elegido ha sido Salamanca, donde residirán en lo que se conoce como el “Teologado de Avila”, y que no es otra cosa que el seminario de la diócesis de Ávila, trasladado en los años postconciliares a aquella ciudad universitaria para beneficiarse en lo académico de la Facultad de Teología de la universidad del episcopado español. Este “teologado” acoge también  a los seminaristas de otras diócesis castellano-leonesas y, a partir del próximo curso, a los de la nuestra. Sin duda alguna, en la elección de este lugar habrá pesado la procedencia abulense de nuestro obispo que, a su vez fue por dos periodos, rector de dicho teologado , y por lo tanto conocedor del tipo y estilo de sacerdotes que allí se fraguan, y que será el que él desea para los que van  ser futuros pastores de su diócesis.



Esta forma de proveer a la formación de los candidatos al sacerdocio no supone “nada nuevo bajo el sol”, pues en muchos lugares la institución del seminario funciona a nivel inter o supradiocesano para garantizar, ente otras cosas,  la calidad de la formación intelectual de los seminaristas, y una vida  comunitaria que ofrezca a los chicos vocacionados un clima adecuado de piedad y humanidad que favorezca el recto desarrollo de la vocación.

Esta primera decisión episcopal no debe suponer ningún trauma para la vida diocesana, mucho menos para la ciudad de Plasencia, que ya hace muchas décadas dejo de visualizar como parte de su paisaje las largas filas de seminaristas, ceñidos de fajín azul, de paseo por sus calles y amables predios;  muy al contrario esta decisión supone por parte del obispo un valiente reconocimiento de la realidad, único camino posible para la renovarse y garantizar su futuro, pues vivir en una visión deformada de la realidad, en un optimismo buenista, o por sistema ver siempre la “botella medio llena”, sin más análisis que el que proporcionan una “gafas con cristales rosa”,  solo conduce al simple consuelo del “aquí no pasa nada”, que lleva indefectiblemente a despeñarse por un acantilado. Esperemos que la valentía que supone ese afrontar la realidad se extienda también otros ámbitos de nuestra diócesis.



Queda aquí la cuestión del edificio del seminario, que es sin duda donde se puede cebar la polémica. Hace unos años, bajo el impulso constructor de monseñor Amadeo R. Magro, la diócesis se embarcó en el proyecto de restaurar a fondo el viejo edificio decimonónico, con mas apariencia de estación ferroviaria provinciana que de otra cosa, pegote arquitectónico, se mire por donde se mire, al lado de la imponente catedral, y carente (y sin posibilidad alguna) de espacios abiertos tan necesarios para vivir en él una comunidad juvenil. Una obra que ha supuesto un desembolso extraordinario a la diócesis, y que sin duda estuvo motivada por el deseo de proporcionar un reciento digno y “seguro” (pues el viejo edifico amenazaba ruina) a los pocos seminaristas que ya eran cuando se inició la obra, y sin indicio alguno de que fueran a aumentar notablemente en los próximos años. Ciertamente que el argumento salomónico de “o se arregla o se cae”, fue el que primó a la hora de actuar. La decisión ciertamente no era fácil. Ahora, a hechos consumados surge la duda… ¿Era lo mas pedagógico seguir manteniendo un edificio encorsetado en el caserío urbano de la Plasencia medieval? ¿Demanda el mismo espacio una comunidad grande (que llegaron a formar mas de cien personas) que una que no suele superar las diez cuando mas?...  Son solo algunas dudas razonables que surgen al pensar en el tema,  y  que honestamente creo no se valoraron en su día con un ponderado análisis y la calma que requieren las grandes decisiones, dejándonos llevar mas bien por las prisas y el afán de ver frutos inmediatos. Lo cierto es que tenemos un edificio recién restaurado, confortable, dotado de todo lo que requiere la vida moderna, pero al día de hoy vacío; para unos un monumento al optimismo, para otros un despropósito monumental. No entramos en juicios (aunque los tenemos). Solo es de esperar que los que gestionan estas cosas en la Plasencia episcopal, tomen las decisiones  adecuadas, y al edificio del seminario no le ocurra lo del arpa de Bécquer, que suele ser la suerte de los edificios que pierden su función.

J.M
Teologado del Seminario Mayor de Avila en Salamanca,
donde residirán nuestros seminaristas a partir del próximo curso.