sábado, 16 de junio de 2018

XI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

17 Junio

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente:
-«El reino de Dios se parece a un hombre que echa simiente en la tierra. Él duerme de noche y se levanta de mañana; la semilla germina y va creciendo, sin que él sepa cómo. La tierra va produciendo la cosecha...» 
Mc 4,26-34
Para profundizar en la liturgia:

Para seguir la vida de la Iglesia en España y en el mundo:


LA OCTAVA DEL CORPUS:
Como venimos haciendo en los últimos años el domingo siguiente al del Corpus celebramos la procesión de la “Octava”. Presidio la Santa Misa Solemne, cantada por el Coro Parroquial Santa María del Consuelo, Don Carlos Mathamel López, capellán de la armada española, que llevó también la Custodia Eucarística en la procesión.
Las cofradías y asociaciones parroquiales exornaron toda la carrera procesional, ambientada con música por medio de la megafonía instalada al efecto. El cortejo, perfectamente formado, recorrió el trayecto en medio del silencio y devoción de los asistentes.









Una vez llegado el Stmo. a la iglesia, se impartió la bendición y tras las preces rituales se reservó en el Sagrario.
Muchas personas nos han manifestado por diversos medios sus felicitaciones por este acto, que cada año que pasa va ganando en participación y vivencia. A todos les decimos lo mismo: Si esto sale tan bien es gracias a los muchos colaboradores que ponen todo empeño e ilusión en la organización, y al fervor de todos los asistentes que contribuyen al esplendor de la “octava” con su saber estar. Así que a todos muchas gracias.














Cuando tengamos un reportaje mas completo os lo reseñaremos en este blog.

SAN ANTONIO DE PADUA:
El popular y simpático “santo de todo el mundo” cómo le llamo el Papa León XIII, congregó a numerosos fieles el día de su fiesta en nuestra parroquia. Nuestro párroco, en la homilía, aprovechó la iconografía del santo ( ...el bello lirio blanco, el libro del Evangelio y el Niño Dios en los brazos, según canta el himno) para hablarnos de los principales aspectos que caracterizaron su vida. Al final, como manda la tradición, se repartió el pan de San Antonio, que siempre se acompaña de un “billete” con una frase alusiva, para que a este pequeño gesto no le falte su carácter catequético y evangelizador.



Una tarde muy bonita en torno a unos de uno de los “mejores amigos de Dios”, que eso son nuestros queridos santos.

jueves, 14 de junio de 2018

UN LUJO PARROQUIAL


Todas las actividades que hacemos en nuestra parroquia pretenden siempre tener una finalidad apostólica y evangelizadora. Siguen vigentes –para mí al menos-  los versos de un himno de aquella antigua Acción Católica que tantos frutos dio de vida cristiana, santidad y hasta martirio: “Llevar almas (...) a Cristo, inyectar en los pechos la fe...” Este es en el fondo el ideal que mueve toda nuestra acción, y por eso intentamos que las celebraciones que van jalonando el calendario parroquial, vayan siempre precedidas de una adecuada preparación que nos ayude a interiorizarlas y vivirlas con profundidad y conciencia.


Por eso la “Octava del Corpus” –que según pasan los años va ganando en todos los aspectos como un momento fuerte de la vida parroquial- va precedida de una semana de preparación, a la que damos el nombre de “Semana Eucarística Parroquial”, en la que se combinan celebraciones litúrgicas con otros actos de carácter mas cultural, pero siempre intentando “llevar el agua a nuestro molino”.


Así ocurrió el pasado sábado con la “Velada Poético-Musical”. Aparentemente un concierto más de tantos cómo hay en esta ciudad, pero en el fondo un verdadero acto de exaltación del misterio de la Eucaristía por medio de la música y la palabra.



Lo bordó el genial Coro Parroquial Santa María del Consuelo, magnífica realidad que se va consolidado como un verdadero grupo que, a la calidad de sus voces, une su sentido religioso y de servicio al culto de Dios. De sus filas forman parte dos poetas reconocidos (con libros publicados), que tiene el don de transmitir con categoría literaria (avalada por sus premios) la profundidad de sus vivencias religiosas; nos referimos a Rosario Pinto y Jesús Mandly que, para la ocasión, compusieron y recitaron ellos mismos los poemas que aquí consignamos completos, y que sin duda servirán de gozo espiritual y de meditación.





No falto la nota entrañable de “Calitos”. En nuestra parroquia –como en la Iglesia en general- el tema de la “inclusión social” se practica desde siempre, no es algo de ahora, ni una moda “políticamente correcta”, y por eso “niños” como él han encontrado siempre un  lugar y un servicio que prestar. Así lo hace “Carlitos”, con la competencia que todos admiran en su servicio al altar como diestro acólito, y en esta ocasión también como “poeta”, que no quiso dejar de homenajear al Soberano Señor Sacramentado en la “velada” previa a la Octava.

¡A todos nuestra enhorabuena y gratitud inmensa!

ASI CANTARON NUESTROS POETAS A LA EUCARISTÍA


Jesús en el Sagrario
lleno de amor,
da un salto
que te espero
y ven a mi corazón

Carlos Pérez Cortegano



OCTAVA DEL CORPUS
Otra vez, Tú Señor, por nuestras calles
sin cesar de buscar nuestra mirada.
En tu Octava, que quede en mí clavada
la certeza que Tú amas nuestros valles

aún de lágrimas. Señor, cuántos detalles
de pasar del Sagrario a mi morada,
de tragarnos tu Esencia consagrada
y, de amores, en nuestro pecho estalles.

La infinita distancia has hecho corta
y al manjar de ti mismo, Tú, convidas
a las almas y en ellas encerrado

es tu Cuerpo y tu Sangre quien aporta,
sabiendo la aridez de nuestras vidas,
un Amor tan sin fin, tan extremado. 

CUERPO DE CRISTO
Expuesto en el Altar, me miras. Miro.
La frente con pudor, a Ti, levanto
cayendo por mi rostro dulce llanto
y al ver Sacramentado Amor, suspiro.

Mis ojos, con dolor, de Ti, retiro
y entono, cabizbajo, humilde canto
pues de ese blanco Pan, Dios vivo, cuánto
Amor proviene y llama. Y no me giro.

Volver a contemplarte sólo quiero
dejando, al fin, la senda del error
para buscar tu pan como un mendigo.

Si no estoy junto a Ti de ausencia muero.
No dejes que me aleje de tu Amor,
¡si sólo soy pobreza sin tu Trigo!

Rosario Pinto García-Mora



Nunca te fuiste, nunca nos dejaste.
¡Señor mío y Dios mío!
Dulce brisa en las horas de estío.
Zarza ardiente, llama de amor viva
en la intemperie fría
de noches y soledades.
Eres Tú, Jesús, abrazo amigo.
Siempre tan cerca, tan íntimo,
con tu costado abierto
esperándonos para darte.
Pan de Dios bendito y amado,
cuerpo de Cristo resucitado.
Sangre de Cristo, celestial bebida,
que sacia la sed, que sana las heridas.
¡Queda perpetua tu memoria
sobre el altar cada día!
¿A quién iremos, Dios enamorado,
si solo Tú tienes palabras de vida eterna?
Una mujer te mira y reza por sus hijos.
Un hombre de ti espera fuerza y alivio.
Gozan los niños con tus caricias.
Buscan los jóvenes respuestas
y, sinceros, te entregan sus anhelos.
Los mayores confían a tu presencia
su soledad, su familia, sus nietos.
Descansa en ti el pobre su miseria
mientras espera el pan de cada día.
Confiesa el rico su pobreza
y los vacíos que no llena el dinero.
¡Hijo del Padre, bendito hijo de María,
del buen José alegría y consuelo!
¿A quién iremos, Dios enamorado,
Pan del cielo bendito y amado,
si solo Tú tienes palabras eternas de vida?

Jesus Mandly Manso